Escribe tu búsqueda

“Sin fiscalización esta Ley es letra muerta”

Iván Poduje analiza Ley de Convivencia Vial

“Sin fiscalización esta Ley es letra muerta”

Compartir

Además, respecto del protagonismo que se ha dado al tema bicicletas y ciclovías, Poduje sostiene que ha sido desproporcionado, considerando que en Santiago solo representan cerca del 4% de los viajes.

La Ley de Convivencia de Modos, más conocida como Ley de Convivencia Vial, entró en vigencia el 11 de noviembre de 2018, regulando el uso y relación de los distintos vehículos, especialmente de los no motorizados, como las bicicletas.

El principal objetivo de la norma es poner en posición de igualdad a todos los medios de transporte, armonizando la convivencia en el espacio vial.

El arquitecto Iván Poduje, socio de Atisba, experto en Desarrollo Urbano, comenta que para alcanzar este propósito se debe aumentar la fiscalización y mejorar la infraestructura “sin descuidar al peatón”.

¿Cuál estima que es el principal desafío que enfrenta la Ley de Convivencia de Modos?

El desafío es la fiscalización y la habilitación de infraestructura para que los distintos modos puedan convivir de verdad. La Ley será letra muerta de lo contrario, ya que ciclistas siempre tendrán excusas para subirse a las veredas o automovilistas para no dejar espacio a ciclistas. La fiscalización es lo más complejo. Desde que se implementó la Ley, no recuerdo haber visto infracciones masivas a la enorme cantidad de ciclistas o automovilistas que la incumplen.

““Pienso que para tener una ciudad amigable es mucho más importante contar con buenas veredas, eliminar sitios eriazos y poner sombras en las calles más concurridas””

Iván Poduje

¿Cree que el tema ha sido sobredimensionado?

Creo que sí. En Santiago las bicicletas representan casi el 4% de los viajes (un índice parecido a Nueva York) y hay regiones donde este índice llega a menos de 1%. Sin embargo, la mayoría de los municipios las instalan, ya que son baratas, se muestran rápido y tienen buena prensa. El problema es que terminas poniendo ciclovías donde no hay demanda y descuidas al peatón, que es mucho más importante en número de viajes y donde hay carencias, especialmente para adultos mayores.

El experto reconoce que en los últimos años ha aumentado el uso de las bicicletas como medio de transporte, pero asegura que aún es muy menor si se compara con otros medios. “Nadie dice que la bicicleta sea irrelevante, pero su aporte debe medirse por el número de personas que la ocupan (4%), en comparación con otros modos. Me refiero al 35% que camina por veredas en mal estado, el 29% que sufre con el Transantiago (futuro Red) o el 28% que se cambió al auto. Ese 92% merece respuestas efectivas de las autoridades”, destaca.

Ciudades amigables

Para Iván Poduje el esfuerzo debe concentrarse en la construcción de ciudades y no en compararse con ciudades como Amsterdam, con muchos más recursos y menos población. “Santiago tiene nueve veces más habitantes que Amsterdam. Además, hay un tema cultural con la bicicleta allá, que es difícil de replicar. Pienso que para tener una ciudad amigable es mucho más importante contar con buenas veredas, eliminar los sitios eriazos y poner sombras en las calles más concurridas”. Con todo, reconoce que la bicicleta es una excelente opción para viajes cortos, “genera beneficios, aunque la usen minorías, y debe complementarse con modos masivos”.

64% conoce la normativa existente para el uso de la bicicleta como medio de transporte, y de ellos solo un 61% dice que la cumple.

Fuente: Zoom al mundo de la bicicleta, 2017. Mutual de Seguridad CChC y GfK Adimark

Publicas un comentario