Escribe tu búsqueda

Hospital de Bulnes disminuye tiempos de espera de sus pacientes gracias a la incorporación de tótems de autoatención

Hospital de Bulnes disminuye tiempos de espera de sus pacientes gracias a la incorporación de tótems de autoatención

Compartir

El Hospital Comunitario de Salud Familiar de Bulnes, perteneciente a la Red Asistencial del Servicio de Salud Ñuble, tiene casi cien años de historia. Luego de destruirse por completo en el terremoto de 1939 y funcionar como hospital de campaña y de emergencia durante décadas, su infraestructura actual se inauguró en 1983, albergando a más de 100 camas de hospitalización.

Desde fines de 2016, este centro hospitalario de baja complejidad está acreditado en calidad por la Superintendencia de Salud, demostrando que las actividades y atenciones que se relacionan con sus pacientes cuentan con estándares y protocolos que mejoran la calidad y seguridad de las atenciones y, a su vez, permiten minimizar los errores de procedimientos.

El desafío de optimizar el flujo de sus pacientes, disminuir los tiempos de espera y mejorar la experiencia de sus usuarios, es un trabajo permanente para el Hospital de Bulnes, por lo que este año decidió incorporar un tótem de autoatención interactivo en su sala de espera. Según Alejandra Burdiles, jefa de SOME del centro, desde su instalación “podemos apreciar que es mucho mayor la satisfacción usuaria”.

En concreto, el tótem de autoatención en salud descongestiona el SOME, debido a que les permite a los pacientes anunciar su llegada y retirar un número de atención, ya sea con un profesional o para retirar sus medicamentos en la farmacia del Hospital. Además, se encuentra integrado con la ficha clínica electrónica que utiliza el centro, por lo que anuncia automáticamente la llegada del usuario a los boxes, como también, revisa en línea si es que el paciente tiene recetas de fármacos disponibles para retirar.

Por ello, los beneficios para el paciente son bastante visibles. Alejandra Burdiles señala que “en cuanto a farmacia, disminuyen los tiempos de espera. Además, cuando los pacientes no tienen recetas vigentes, el tótem no les entrega número, evitando una espera innecesaria. Por otro lado, el llamado a los boxes por medio de pantallas y la identificación de los pacientes en estado pendiente –es decir, que se encuentran en el hospital sin atención- para nosotros es muy bueno”.

“La incorporación del tótem ha permitido que los tiempos de espera sean parejos para todos los usuarios, lo que antes dependía del sector donde se atendían y cuantas personas estuvieran allí”, agregó Burdiles.

Finalmente, la profesional a cargo del SOME señaló que “la tecnología es un gran apoyo para cualquier gestión y el tótem no es la excepción. Con la información que nos arroja nos ayuda a las jefaturas a mejorar los flujos internos y tener información o realizar monitoreos de los tiempos de espera cuando nos lo solicitan, ya que el tótem nos entrega unos informes con mucha información”. Burdiles agrega que, luego de implementar al 100% el uso de esta tecnología, el hospital procedería a la incorporación de agendamiento en línea, en beneficio para sus pacientes.

Publicas un comentario