Escribe tu búsqueda

Drones de seguridad: Tecnología aliada en el aire

Drones de seguridad: Tecnología aliada en el aire

Compartir
  • Hace un par de años que los drones entraron con fuerza en nuestro país en el área de seguridad. El Estado los utiliza para monitorear actividades masivas y en algunos municipios los han incorporados como herramienta para prevenir delitos. Así, estas máquinas voladoras llenas de tecnología, ya son una realidad en Chile y en el mundo.

Los drones comenzaron a convivir en nuestro ecosistema con fines militares desde comienzos del siglo pasado. De hecho, fue en la Primera Guerra Mundial que nacieron las vigilancias aéreas, claro que a través de máquinas rudimentarias sin la sofisticación que hoy tienen. Más bien eran cometas equipadas con cámaras de fotos capaces de entregar un panorama real de manera remota en zonas enemigas. Fue ahí donde debutaron con honores. Hoy muchos países cuentan con ellos como aliados, ya sea para conseguir información a través de las cámaras que llevan o para disparar si es necesario, claro que con una tecnología que avanza tan rápido como el segundero del reloj.

Con el paso de los años, la gama de estos dispositivos se fue ampliando hacia el uso comercial y público, entregándoles características similares a un drone militar; es decir, capaces de volar con una autonomía mínima de 15 minutos y máxima de 1 hora, y ofreciendo una calidad de imagen mayor, todo dependiendo de lo sofisticado que sea en temas tecnológicos. Así, los drones han ido cambiando conforme al avance de la tecnología, tanto en su diseño, ahora son más pequeños y aerodinámicos, como también en sus funciones, se les pueden adosar cámaras de alta fidelidad y parlantes disuasorios, por ejemplo. Hoy dan la posibilidad de interconectarlos a otros sistemas de seguridad existente y complementar el trabajo de seguridad que se realiza con cámaras de televigilancia.

En el mundo, los pioneros en este tema son Estados Unidos y Canadá.

La normativa

En Chile, para que los drones de vigilancia puedan volar es necesario que cumplan con una normativa clara que los regula y les exige ciertas características. La normativa se denomina DAN 151 y ella autoriza la operación de estos aparatos de manera transitoria solo si constituyen asuntos de interés público. Aquí es importante destacar que Carabineros, PDI, Fuerzas Armadas y Aduna, no están regidos por ella ni por las regulaciones de la DGAC.

 La DAN 151 establece algunos requisitos técnicos para que estos aparatos puedan operar. Por ejemplo, el peso máximo de despegue de un dron no puede superar los 9 kilos (incluyen accesorios, pero no paracaídas de emergencia), debe haber sido construido o armados de fábrica (no se permiten los hechizos) y contar con instructivos técnicos de operación. También deben tener el número de serie del fabricante o, de lo contrario, grabado el número de registro entregado por la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC); contar paracaídas de emergencia y la capacidad de ser controlado manualmente.

En cuanto al operador del drone, también debe cumplir con algunos requerimientos como haber cumplido 18 años; presentar una declaración jurada ante notario de haber recibido instrucción teórica y práctica respecto al modelo de RPA a volar; aprobar un examen escrito con una calificación mínima de un 75%, sobre la norma DAN 151, DAN 91 “Reglas del Aire”, Meteorología y Aerodinámica. Vale destacar que la credencial otorgada dura 12 meses y para volver a obtenerla se deberá volver a aprobar un examen escrito.

En cuanto al accionar de estas aeronaves piloteadas en forma remota (RPA por sus siglas en ingles), la normativa DAN 151, que entró en vigencia el 10 de abril de 2015, es clara en que solo pueden operar las que constituyan asuntos de interés público, como:

  • Obtención de imágenes o información sobre hechos de connotación pública con la finalidad de difundirlas a través de medios de comunicación.
  • Ejecución de actividades de apoyo en relación con desastres o emergencias provocadas por la naturaleza o por la acción del ser humano.
  • Cumplimiento de las funciones legales de algún organismo de la Administración del Estado.
  • Otras situaciones de similar naturaleza en cuanto al interés público involucrado, que la DGAC califique sobre la base de la seguridad de la operación. Por tal razón se ha elaborado esta primera Norma con objetivos bien definidos y que va orientada únicamente a los asuntos de interés público, cuidando la seguridad de personas y sus bienes en operaciones que se desarrollen en lugares poblados, la cual complementa la DAN 91 “Reglas del Aire”.

El dron es muy parecido a la cámara de televigilancia, con la gran diferencia que se pueden mover y la gente no los tiene identificados, como a las cámaras. Entonces, son un complemento a ellas en el tema de seguridad”, explica

Los drones tienen la posibilidad de movilizarse en un tiempo muy reducido, según la normativa le permitiría tener un máximo de 2 kilometros de distancia de operación.

Los drones se han ido masificando en el mundo en temas de seguridad y como país somos uno de los primeros países de Latinoamérica en poner los drones enfocados en seguridad. Aquí hay experiencias de drones interconectados a una sala de mando o de monitoreo que da la capacidad de emitir reacción sobre algún hecho en tiempo real.

 

 

 

EEUU y en Canadá son pioneros

Sin embargo, hoy son herramientas preciadas y muy útiles para la seguridad en eventos masivos, como marchas, concierto, etc., y también para mantener

 

Desde que los drones llegaron a imponerse en temas de seguridad en Chile, comenzó la controversia si son o no eficaces a la hora de frustrar algún delito o prevenirlo, y si atentarían contra la privacidad de las personas. Más allá de cualquiera de esas interrogantes, el hecho es que están presentes en varias comunas de nuestro país y han sido elementos

Vale destacar, eso sí, que fue Nikolas Testa, a fines del siglo XVIII, fue quien dio un paso importante en hacer realidad estas herramientas al mostrar el mando a control, tecnología básica para que funcionen.

Publicas un comentario