Escribe tu búsqueda

Prohibición de entrega de bolsas plásticas en Chile: implementación de Ley N° 21.100 que sumará a partir de agosto la totalidad de los comercios.

Prohibición de entrega de bolsas plásticas en Chile: implementación de Ley N° 21.100 que sumará a partir de agosto la totalidad de los comercios.

Compartir

A contar del próximo mes entra en vigencia la norma que prohibirá la entrega de bolsas plásticas en recintos de micro, pequeñas y medianas empresas. Chilelocal quiso revisar la aplicación de esta ley a más de un año de su promulgación, con las medidas adoptadas a nivel municipal y la repercusión que se anticipa tendrá la ampliación de esta medida a todo tipo de comercios.

El pasado 3 de julio se celebró el Día Internacional de las Bolsas Plásticas, instancia para concientizar sobre la limitación en su consumo y responsabilidad de uso. Este día recuerda como, desde agosto del año 2018, con la promulgación de la Ley N° 21.100, nuestro país prohíbe la entrega de bolsas plásticas de comercio en todo el territorio nacional.

Esta Ley, con el fin de una prohibición y sustitución progresiva, estableció un sistema que se desarrolla por etapas. En una primera fase, se instauró una reducción a 2 bolsas como máximo para trasporte de las compras realizadas; luego en una segunda fase, después de cumplirse 6 meses de la entrada en vigencia de la ley, grandes comercios como retail y supermercados dejaron de entregar indefinidamente bolsas plásticas; y finalmente, para agosto de 2020, se contempló que pequeños y medianos comerciantes se sumarían definitivamente a esta iniciativa. La fiscalización y cumplimiento de la ley quedó bajo la responsabilidad de las municipalidades, con sanciones y multas aplicadas por los Juzgados de Policía Local correspondientes, según la ubicación del establecimiento comercial infractor.

Con antelación a la Ley N°21.100, muchos municipios en años previos ya contaban con ordenanzas municipales para el control de bolsas de polietileno y otros polímeros; junto a varias otras ideas para disminuir el impacto negativo sobre el medio ambiente y concientizar a sus vecinos. Entre ellas, destaca separación de la basura y establecimiento de lugares de acopio, la regulación y sanción por la distribución y comercialización de plásticos de un solo uso en la comuna, tales  como cubiertos, vasos, revolvedores y envases de plásticos para comidas; desincentivar el uso de bolsas plásticas o entregar sustituciones. Con el paso del tiempo y la promulgación de la ley se han sumado cada día nuevas ideas, para complementar lo establecido en la Ley.

La pandemia por Covid-19, ha frenado quizás el control estricto del cumplimiento de la utilización de materiales plásticos en virtud de razones sanitarias o de cambio de prioridades de fiscalización; no obstante, regresando a niveles de normalidad social se espera puedan ser reforzadas las correspondientes medidas de vigilancia. También se vislumbra, en el futuro cercano, sumar modificaciones y ajustes a lo ya impulsado en ley para agregar limitaciones al uso de productos de plásticos de un solo uso dentro de los establecimientos de alimentos de consumo y regulación de botellas plásticas, todo lo cual implica que los municipios deberán mantener una actitud vigilante y creativa en la protección del medio ambiente. Esto significa, además, que el país necesita que los municipios continúen teniendo la posición de liderazgo que han tenido y que ayudó a la dictación de esta nueva legislación ambiental.